jueves, 22 de abril de 2010

DEL PREGON DE LOURDES RIVAS. 2010

Cuenta una leyenda... que al ver Dios cómo una de sus criaturas iba abandonando Montellano, sin posibilidad de volver en un futuro, pensó en que no era justo que después de todo lo que había hecho por la gente de su pueblo, éstos se olvidaran así de él. Era el burro una criatura celestial muy querida y respetada en los cortijos y ranchos de nuestra zona. Gracias al borrico, muchos montellaneros de mediados de los cincuenta podían trabajar la tierra, desplazarse por los empedrados caminos, y hasta vivir. Porque era el borrico su cama, su despensa, su cortina para el baño, su mostrador de venta, su furgoneta para la carga, su sofá para el descanso y a veces, más de las deseadas, el único amigo del montellanero. Cuántas, si no, son las imagenes que conservamos del burro como uno más de la familia de nuestro pueblo. Los años y las nuevas tecnologías han desplazado a este animal a un divertido papel en fiestas como la Romería, o en la cita preciosa que un grupo de amigos de nuestro pueblo celebra cada año con este animal como excusa. Poco más, el burro ya no es lo que era. Y dijo Dios a uno de sus ángeles: No podemos permitir que el olvido se lleve al borrico para siempre de Montellano. Hay que buscar alguna solución para este error del desarrollo de la civilización.
Sabiendo que Él había permitido aquella equivocación de la historia de los hombres, decidió actuar. Y Dios creó para que los montellaneros recuperasen su memoria, una mañana de domingo distinta. Donde el protagonista fuera un borriquillo, y los vecinos de Montellano, se vistieran con sus mejores galas para recibirlo en sus calles. Y claro está, no dejaría solo al rucho, le daría la más especial de las compañías, la de Jesús. Creó para ello, la escultura de un borriquillo grisáceo, armado, nada endeble. Y sobre él, sentó Dios a su Hijo. Y creó también Dios una figura de María, de tan dulce nombre, que así se llamaría: María Santísima del Dulce Nombre. Y creó Dios un cielo luminoso, mañanero, despejado para su paseo por Montellano. Y creó palmas, que bailaban tímidamente con el aire. Y llenó la calle de niños. Y los vistió de alegres colores. Y regaló a cada uno de ellos una medalla con la figura del borriquillo. Y creó un camino para pasear a sus Divinas creaciones. Y en ese camino puso Remedios para el cansancio con una ermita donde descansa eternamente un Cristo. Y creó un día de fiesta para las Hermanas de la Cruz, nerviosas ante la llegada del Divino Pollino. Y bendijo el paseo de su Hijo y el Borrico dotándoles de Gran Poder. Y creó una fuente con agua, donde saltan las ranas. Y creó un pórtico de entrada triunfal, donde Jesús y el Borriquillo pudieran despedirse hasta el siguiente año de sus vecinos. Y llenó de sentido las almas de las gentes del pueblo. Y regaló vida al primer domingo de Semana Santa. Y creó un espíritu: el espíritu del Domingo de Ramos, el Domingo de la Borriquita. Y alegre tras su maravillosa idea de regalar un borriquillo a Montellano para siempre, se fue a descansar. Los ángeles, felices por tan bella creación, cantaron bajito, para no despertar al Señor:
Montellano se ha "despertó",
Dios ha hecho tocar las campanas,
no quiere que nos olvidemos
de su Domingo de Palmas,
cuando saca a pasear un Borriquillo,
con Su Hijo montado en su lomo,
cuando la calle se llena de chiquillos,
y el sol despliega sobre el pueblo
sus bellos destellos de oro.

2 comentarios:

RADIO MONTELLANO dijo...

Gracias Chiqui. No sabes la ilusión que me ha hecho que hayas publicado una parte de mi pregón,y que haya sido la que dediqué a la Borriquita. Gracias, de corazón. Pero fíjate que al ver la foto de los pies de Nuestro Señor, que según dices te inspira fuerza, me ha recordado el grupillo de rimas que la túnica del Gran Poder me inspiró para mi pregón. Ahí lo tienes, te lo regalo:

¿Qué desprende Tu túnica de terciopelo italiano?
Esa túnica que pomposa luces, a pesar del romano,
del cobarde que manchó ardiente y tirano
Tu Nombre ante el pueblo, Señor de Montellano.

¿Qué es lo que transmite a Tus hermanos?
Pequeños Hijos de María, que nos deja “hipnotizado”.
No comprende una, observando tal belleza,
que haya en el mundo quien no se rinda ante Tu nobleza.

Gran Poder, el Mejor de los Nacidos,
obra del Amor de unas Manos Reales
¿qué tiene que embriaga Tu vestido?
Que parece reflejar la luz de los campos celestiales.

Al paso solemne de Tu imagen, el pueblo se inclina.
Paso cansado al que acaricia,
ese milagro en la tierra y en las retinas,
que es el bamboleo de Tu vestido de tela fina.

¡Oh! Jesús del Gran Poder que te encaminas
con suave pesar hacia la cima...
No se si estás “parao” o si ya te has ido
porque se ha “quedao” mi alma enganchada en Tu vestido.

Tu amiga, Lou

mary dijo...

CON ESTE PREGON,NO ME EXTRAÑA NADA QUE SALIERAS ELEGIDA PREGONERA.

FELICIDADES,PRECIOSO¡!